La Escuela de Gobierno pone la lupa sobre el accidente cerebrovascular (ACV)

acv-diego-lucumi

Un proyecto de Los Andes busca una atención oportuna de una de las enfermedades que más causa muertes y discapacidad en el mundo.

El 28 de marzo de 2019 se llevó a cabo el foro “Diagnóstico y tratamiento temprano del ataque cerebrovascular”, una socialización de los resultados de la investigación “Diagnóstico y tratamiento temprano del ataque cerebrovascular (ACV) agudo: diseño de una red diagnóstica de urgencias de telerradiología móvil al servicio de alianzas público-privadas” realizada entre la Universidad de los Andes y la Fundación Santa Fe de Bogotá, y financiada por Colciencias.

Antonio Salazar, profesor del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica, abrió el evento, en el que explicó la importancia de realizar una investigación interinstitucional, pues cada experto aporta desde su área. Además, expuso que el objetivo del proyecto era diseñar una red de telerradiología móvil para el diagnóstico adecuado, el direccionamiento y el tratamiento temprano de ACV. Finalmente, mostró cómo funciona el Telestroke, un software desarrollado durante la investigación que busca poder ser utilizadas en diferentes entidades de salud, desde el primer nivel –donde no hay forma de diagnosticar− hasta el tercer nivel –donde se encuentra todo tipo de intervenciones−. Otra de las funciones es que permite la lectura del TAC a través de teléfonos inteligentes.

Posteriormente, Diego Lucumí, profesor de la Escuela de Gobierno, habló sobre el Sistema de Información Territorial en Accidente Cerebrovascular (SITAC: https://sitac.uniandes.academy/), una página web que se deriva de la caracterización que se realizó de la enfermedad en Colombia entre 2011 y 2015 (y que puede ser consultada en el siguiente Documento de Trabajo: https://bit.ly/2P4i637). Al presentar los resultados, dijo que es importante ver las tasas ajustadas y no solo los números absolutos; un ejemplo de ello es que 93 % de los fallecidos por ACV sí recibieron atención, lo que mostraría que el problema está en la calidad. Por otro lado, los resultados muestran la inequidad de la salud en el país, pues mueren más personas del régimen subsidiado y con menores estudios.

Posteriormente, Andrea Arenas, egresada de la Maestría en Salud Pública, presentó su tesis de grado “Comportamientos de los gastos generales de los hogares con accidente cerebrovascular en Colombia”, y donde expuso que 150 millones de personas se ven perjudicada su economía por enfermedades de alto costo en todo el mundo. En Colombia, el gasto en salud es mucho más alto en los hogares donde alguno de sus miembros sufrió un accidente cerebrovascular, que, por lo general, están por encima de los 55 años.

Finalmente, Hernán Bayona, director del Centro de Cuidado en Ataque Cerebrovascular del Departamento de Neurología de la Fundación Santa Fe de Bogotá, habló sobre la importancia de hacer alianzas para lograr desenlaces favorables de la enfermedad y mejor si estas son entre entidades públicas y privadas. Además, resaltó la importancia de hacer educación en la identificación temprana del ACV, pues el tiempo es vital en la atención de esta enfermedad, ya que puede disminuir el riesgo de muerte y de discapacidad.