Sin una juventud consolidada en América Latina es imposible avanzar como región

Laura Gutierrez Cadena

Estudiante de la Escuela de Gobierno gana la beca Emile Boutmy de la Universidad SciencesPo de París que reconoce la excelencia académica.

Laura Gutiérrez Cadena, estudiante de Gobierno y Asuntos Públicos de la Escuela de Gobierno y egresada de Ciencia Política de la Universidad de los Andes, acaba de ganar la beca Emile Boutmy de la Universidad SciencesPo de París, una de las más prestigiosas en temas de política pública en el mundo. Actualmente, Laura se encuentra haciendo su práctica profesional en la embajada de Colombia en Australia. 

La beca tiene en cuenta tres factores para su asignación: la excelencia académica (calificaciones y promedio de la Universidad y trayectoria profesional relevante), la motivación (participación en actividades extracurriculares) y la diversidad. La beca, dirigida a estudiantes provenientes de países fuera de la Unión Europea, solo elige al 11 % de los aplicantes. Tras un riguroso proceso, Laura obtuvo la beca compitiendo con aspirantes de todo el mundo.

En el ensayo de aplicación Gutiérrez Cadena expresó la necesidad de encontrar formas de mejorar las habilidades técnicas y éticas de los tomadores de decisión del país y de acabar con la corrupción. Habló sobre su deseo de crear una política pública global que tuviera en cuenta los problemas que afligen a los jóvenes en los países emergentes. “Con las herramientas teóricas y analíticas que me entregó la Escuela, entendí que si los problemas se abordan a tiempo, se podría hablar de la creación de una red de líderes gubernamentales y empresarios que velen por el progreso y desarrollo de futuras generaciones” dice.

La joven cree que sin una juventud consolidada en América Latina es imposible avanzar como región y por eso es esencial seguir su formación como hacedora de política, para convertirse en agente de cambio.

“La Escuela me enseñó varias cosas: a ser realmente crítica, a analizar y con argumentos determinar qué es lo que necesita cada realidad, cómo se puede cambiar y, sobre todo, la importancia de construir métodos de intervención que respondan a contextos específicos. Muchas de las clases que vi fomentaron ese deseo de ser agente de cambio desde una perspectiva diferente, pues existen dos caras de la moneda en la toma decisiones de política pública: la políticamente correcta y la técnicamente correcta, y en esa batalla encontraré miles de obstáculos, pero nuestra labor es tratar reconciliar ambas caras para impactar de manera positiva las realidades sociales que tanto queremos cambiar”, afirma la estudiante.