La aplicación de la ética del cuidado para trabajar con comunidades indígenas del Cauca

Silvia Villegas

Silvia Villegas, estudiante de Gobierno, ganó el premio GDI Case Study Competition del Global Delivery Initiative, una dependencia del Banco Mundial.

 

Silvia Villegas nació en Morales, Cauca, un municipio mayoritariamente rural e indígena, y aunque desde muy pequeña vivió en Canadá, en 2016 regresó a Colombia y se dio cuenta que quería trabajar por su comunidad, por lo que decidió estudiar Gobierno y Asuntos Públicos en la Escuela de Gobierno de la Universidad de los Andes.

En la clase “Asuntos públicos globales”, Silvia llevó a cabo un estudio de caso de una política pública que se estaba implementando en su municipio y que tenía como objetivo reducir la tasa de mortalidad materna en la población indígena. La política gira en torno al diálogo entre los funcionarios del hospital del casco urbano y las mujeres parteras del Resguardo de Honduras, de la comunidad nasa.

Silvia realizó un trabajo cualitativo de acompañamiento a los talleres que se realizaban con las dos partes. En ellos identificó que las mujeres indígenas no querían ir al hospital porque el gel del ultrasonido era muy frío y según su cosmovisión esto es muy malo para la vida. Esto le permitió identificar estrategias para que las mujeres indígenas acudieran a los servicios médicos sin que se sintieran discriminadas por los profesionales de la salud, quienes, por su parte, también comprendieron otra forma de ver el mundo.

El profesor de la clase le sugirió a Silvia postular su estudio a GDI Case Study Competition, una competencia para estudiantes y profesionales del Gobal Delivery Initiative, que busca hacer un análisis de problemas, obstáculos y éxitos en políticas públicas. Villegas fue una de las ganadoras en la categoría de estudiantes, por lo que el pasado l5 y 16 de noviembre de 2019 estuvo en Túnez (África del Norte) presentando el análisis que será publicado por el Banco Mundial dentro de los mejores de este año en la categoría de estudiantes.

“Tres clases de la Escuela me inspiraron a trabajar en este proyecto y a ayudar a las personas: ‘Introducción a las políticas públicas’, ‘Pobreza y desigualdad’ y ‘Métodos cualitativos’. En ellas aprendí sobre ética del cuidado para trabajar con las comunidades indígenas. Adicionalmente, sobre la formulación, la implementación y a saber qué funciona y qué no en cada política pública, ya que debe ser específica, según el contexto. Las clases me despertaron el sentimiento de querer apoyar a los demás” afirma Silvia.