La representación femenina en cargos de elección popular disminuye la mortalidad infantil y aumenta la cobertura de programas sociales

Los resultados de esta investigación sugieren la importancia de incluir más mujeres en la toma de decisión y en las políticas públicas.

Las mujeres alcaldesas son más eficientes para solicitar recursos al Gobierno central e invertir en sistemas de salud y programas sociales. En términos generales, las mujeres tienden a proponer e invertir en leyes y temas encaminados al beneficio de la población.

Philipp Hessel de la Escuela de Gobierno, Olga L. Sarmiento de la Facultad de Medicina, ambos de la Universidad de los Andes; María José González Jaramillo del Banco Interamericano de Desarrollo, Davide Rasella del Instituto de Salud Pública de la Universidad Federal de Bahía y Ana Clara Duran del Centro de Epidemiología y Estudios en Nutrición y Salud realizaron una investigación sobre la incidencia de representación femenina en políticas sobre la nutrición infantil y la cobertura de programas sociales en Brasil.  

El aumento en la representación de las mujeres en la política brasileña refleja una tasa de mortalidad más baja en menores de 5 años. Este impacto positivo se observa en un país donde las mujeres representan 20 % de los cargos elegidos para las legislaturas estatales y la Cámara de Diputados. Para analizar las asociaciones de empoderamiento político de las mujeres y mortalidad infantil, los autores reunieron una base de registros de nacimientos vivos entre 2000 y 2015 y analizaron distintas variables que incluían el partido político de cada alcalde y diputado. Los resultados arrojaron que el efecto es independiente de si la representante elegida es de un partido de izquierda, centro o derecha. “Mostramos que la representación de las mujeres en la política, independientemente del espectro de la ideología política, refleja una mayor implementación de políticas públicas sociales y medidas que favorecen la salud pública”, dice Ana Clara Durán, una de las autoras del estudio.  

Otro de los hallazgos relevantes es que, a pesar de un número elevado de candidatas a los cargos de elección popular, aún es bajo el número de elegidas en Brasil. Este caso podría extrapolarse a Colombia, como lo señala Philipp Hessel, quien resalta que dentro de la legislación colombiana actualmente se exija un porcentaje de candidatas mujeres, pero esto no se ve reflejado aún en las elegidas. El investigador señala que este no es un mecanismo eficiente, porque no aumenta la representatividad.  

A nivel mundial, solo hay 25 % de mujeres dentro de los parlamentos. En Colombia, el porcentaje es aún menor, solo 18,3 % de los representantes a la Cámara son mujeres y 21,7 % hace parte del Senado. Adicionalmente, tan solo 130 mujeres son alcaldesas en el país de los 1101 municipios en todo el territorio nacional.  

“La situación de representatividad femenina es muy similar en toda América Latina, por lo que estos resultados en Brasil podrían ser parecidos en Colombia, teniendo en cuenta que los porgramas Familias en Acción y Bolsa de Familia son muy parecidos, así como los sistemas de salud que dependen de las regalías del Gobierno Central. Estos resultados son muy importantes para incluir más mujeres en la toma de decisión y las políticas públicas”, afirma Philipp Hessel, profesor de la Escuela de Gobierno de la Universidad de los Andes.