La esperanza de vida y las causas de muerte difieren dramáticamente en todas las ciudades de Colombia y América Latina

Investigación encontró que la expectativa de vida en Colombia varía hasta 5,8 años y depende de la ciudad en la que vivan

Un estudio, del que hace parte Philipp Hessel, profesor de la Escuela de Gobierno, publicado en Nature Medicine encontró que la esperanza de vida de los habitantes de las ciudades latinoamericanas depende de la ciudad en la que vivan, tanto que existe una diferencia de casi 14 años en la esperanza de vida de los hombres al comparar ciudades de la región. La publicación también destaca las diferencias en las causas de muerte en estas ciudades.

Esta investigación del proyecto Salud Urbana en América Latina (SALURBAL) destaca una pronunciada variabilidad en la esperanza de vida en 363 ciudades de 9 países de la región. Según el estudio, la esperanza de vida media de las mujeres que viven en estas ciudades puede variar en más de 8 años (de 74,4 años a 82,7 años) y casi 14 años entre los hombres (de 63,5 años a 77,4 años).

“Descubrimos que las ciudades con mayor longevidad en América Latina tienen expectativas de vida similares a las de los países de ingresos altos. Por otro lado, algunas ciudades tienen una esperanza de vida similar a la de los países de ingresos medianos y bajos, especialmente en los hombres” dice Usama Bilal, investigador principal del estudio.

El estudio también encontró que varios factores están relacionados con una mayor o menor esperanza de vida y con las causas de muerte. Las ciudades con niveles más altos de educación, mejor acceso al agua y saneamiento, y viviendas más adecuadas tienen más probabilidades de tener una mayor esperanza de vida y menos muertes por enfermedades infecciosas, incluidas las infecciones respiratorias.

“Estudios como este son importantes porque pueden ayudarnos a comprender las consecuencias para la salud de la planificación urbana y las decisiones de política social urbana. Esta evidencia puede guiar a los legisladores a ver más allá del sector de la salud para tomar decisiones que mejoren la salud en las ciudades” apunta Ana Diez Roux, investigadora principal del proyecto SALURBAL.

Estos resultados representan un avance hacia la identificación de políticas e intervenciones urbanas, para promover la salud en las ciudades latinoamericanas y en las áreas urbanas en crecimiento del mundo.

Dentro de los resultados para Colombia, se puede observar que Riohacha es la quinta ciudad (en la muestra de los 9 países incluidos) con la esperanza de vida más baja para mujeres. Por otro lado, Quibdó es la sexta ciudad con más muertes por lesiones violentas. Frente a la expectativa de vida, la ciudad con el mayor indicador es Bucaramanga con 81,2 años, mientras Riohacha tiene una expectativa de vida de 75,4 años.

“Nuestro estudio destaca la triple carga de enfermedad en muchas ciudades colombianas como resultado de altos niveles de accidentes y muertes violentas, combinados con un alto número de muertes prematuras debido a enfermedades no transmisibles y transmisibles” señala Philipp Hessel, profesor de la Escuela de Gobierno de Los Andes y parte del equipo de investigación.

Encuentra la publicación aquí