Seminario de Posgrado - Educación

El seminario de posgrado del pasado viernes 28 de febrero se centró en la educación. Los ponentes encargados de discutir el tema fueron Sandra García, profesora asociada de la Escuela de Gobierno, y Carlos Eduardo Vélez, profesor visitante de la misma. Las ponencias giraron alrededor de la importancia de la calidad en la educación y de la relación entre educación, desigualdad y pobreza.

La exposición de Sandra García comenzó por presentar un panorama de la situación de la educación en Colombia en cuanto a cobertura, tasas de deserción, inasistencia, rezago escolar, y logro escolar. Aunque el país ha presentado avances importantes en materia de cobertura, sigue habiendo problemas de deserción, repitencia, extra-edad, equidad en el acceso y, principalmente, de calidad. Existen varias maneras de intervenir en la calidad de la educación, sin embargo la más directa y de mayor impacto es asegurar la excelencia de los docentes. Es precisamente en este objetivo que se concentra el estudio “Tras la excelencia docente. ¿Cómo mejorar la calidad de la educación para todos los colombianos?”, realizado por investigadores [1] de la Universidad de los Andes, Universidad del Rosario, RAND Corporation, y que fue promovido y financiado por la Fundación Compartir. A partir de un ejercicio de benchmark, el estudio establece las recomendaciones a seguir para lograr una mejora efectiva en la calidad de los docentes y de la educación. Entre estas sobresale la necesidad de mejorar los programas de formación de los futuros docentes, atraer más y mejores candidatos, mejorar los sistemas de evaluación docente y aumentar el nivel de remuneración y reconocimiento del gremio.

Por su parte, Carlos Eduardo Vélez comenzó por subrayar la importancia macroeconómica de la inversión en educación, si se tiene en cuenta que en los países de la OECD el capital humano representa más del 75% de la riqueza total. De otro lado señaló el estrecho vínculo del logro educativo de los jefes de hogar con la generación de ingresos y la superación de la pobreza por ingresos. En este sentido, la educación no sólo se convierte en la vía de desarrollo personal de cada individuo dentro de una sociedad, sino en el vehículo de formación de capital humano para acrecentar la riqueza de la economía colombiana en su conjunto. La urgencia de intervenir en educación se hace más clara en un país como Colombia, uno de los más desiguales de América Latina y del mundo. El Índice de Desigualdad de Oportunidades Humanas –IOH- para la educación de niños y jóvenes colombianos, revela enormes brechas de acceso asociadas principalmente ciertas circunstancias del hogar y de localización tales como el nivel de escolaridad de los padres; el nivel de ingresos; la presencia de discapacitados en el hogar; la condición de migración reciente por desplazamiento; y el género masculino. Frente a este situación de inequidad, el reto de las políticas públicas es intervenir efectivamente para compensar estas circunstancias adversas y por esta vía acrecentar y hacer más equitativas las oportunidades de educación de la población de 0 a 17 años.

Al finalizar el seminario quedó claro que uno los principales retos de la Escuela de Gobierno consiste en generar el conocimiento y las habilidades necesarias para lograr que este tipo de estudios lleguen a impactar, de manera holística y efectiva, las políticas públicas.


[1] Sandra García, Darío Maldonado, Guillermo Perry, Catherine Rodríguez, Juan Esteban Saavedra