Notas de política

Volver

Reformas estructurales de los noventa: lecciones aprendidas y retos sobre productividad, eficiencia y equidad

Número 5 (2010 - 6)

Notas de Política
2027-4793
2010
2016 - 5
Visitas: 1035
Valoración de usuarios: / 
BajoAlto 

Reseña

El impacto de las reformas de la apertura


“Reformas estructurales de los noventa: lecciones aprendidas y retos sobre productividad, eficiencia y equidad” fue el título de la quinta versión de Notas de Política, la publicación conjunta del CEDE y la Escuela de Gobierno, en la que se resumen investigaciones con impacto en el diseño y la formulación de las políticas públicas.

El jueves 17 de junio se organizó una tertulia para su lanzamiento en la que Marcela Eslava y Catalina Gutiérrez—profesoras del CEDE y de la Escuela de Gobierno, respectivamente—presentaron los principales resultados y recomendaciones que se desprenden de los estudios que sustentan la Nota. Del mismo modo, el evento contó con la participación del ex presidente César Gaviria y del actual viceministro de Comercio exterior, Gabriel Duque.

Los trabajos de Eslava y Gutiérrez pretender determinar el impacto de las reformas estructurales de los años noventa para evaluar su eficacia e identificar los retos que se plantean en términos de productividad, eficiencia y equidad. Básicamente, lo que se buscaba con los cambios implementados durante la última década del siglo pasado era abrir y disponer el camino para un crecimiento económico más acelerado, al tiempo que se mejoraba la productividad del país. Para ello, era necesario asignar mejor los recursos y conseguir una mejora significativa en el interior de las empresas menos eficientes.

No puede negarse que, en estas áreas, las reformas tuvieron un impacto importante. Hubo ganancias en la asignación de recursos; la apertura obligó a que las empresas fueran más productivas y eliminó a las que no pudieron mejorar; y los mercados de trabajo y capital se flexibilizaron. Sin embargo, las medidas adoptadas tuvieron un impacto mayor en la eliminación de compañías; las reformas no generaron el mismo efecto a la hora de aumentar la productividad de todas las firmas existentes.

Estas constataciones se manifestaron, de manera directa, en el empleo. En la industria manufacturera, por ejemplo, la brecha salarial entre trabajadores calificados y no calificados aumentó en un 30%. A pesar de que éste es un resultado similar al de otros países de América Latina, lo importante de los estudios reseñados fue determinar que, para el caso colombiano, las razones del aumento de la brecha fueron, principalmente, tres: apertura comercial (17%); cambio tecnológico (32%); y modificaciones en la tasa de cambio (51%).

Una vez presentadas las investigaciones, el ex presidente Gaviria tomó la palabra para realizar algunos comentarios anecdóticos de su paso por el gobierno y de la manera como se gestó la aprobación de las reformas que se materializaron, con contundencia, durante su administración. Recordó también que, en la actualidad, el aumento en el ritmo del empleo de los trabajadores calificados—y el lento crecimiento del empleo no calificado—hace que sea fundamental implementar políticas y programas de capacitación laboral. Ésta es una necesidad que debe tomarse en consideración con seriedad, en especial después de haber confirmado por muchas vías que el comercio es un generador de desigualdad.

Como cierre, Gabriel Duque resaltó la utilidad de estas iniciativas que buscan fortalecer el diálogo entre la academia y los sectores decisorios del país. Temas como el del impacto de las reformas sobre la competencia interna y sobre otros sectores de la economía son necesarios y urgentes para evitar repetir los errores del pasado y potenciar los logros. Reconoció, también, que la apertura y las flexibilizaciones son una condición necesaria, pero no suficiente, para aumentar la productividad. El trabajo en la construcción de ese camino, que se abrió en los noventa, debe continuar.

Volver