Notas de política

Volver

Malnutrición en niños y adolescentes en Colombia: diagnóstico y recomendaciones de política

Número 7 (2010 - 11)

Visitas: 1218
Valoración de usuarios: / 1
BajoAlto 

Reseña

La doble carga de la malnutrición: riesgos para Colombia

Sandra García, profesora de la Escuela de Gobierno, y Olga Lucía Sarmiento, profesora de la Facultad de Medicina, presentaron el pasado jueves 25 de noviembre los resultados de los estudios que sirvieron de base para el séptimo número de Notas de Política, titulado Malnutrición en niños y adolescentes en Colombia: diagnóstico y recomendaciones de política.

Como es habitual, la presentación se hizo en el marco de una tertulia en la que participaron, además de las investigadoras, algunos expertos invitados. En esta ocasión, los asistentes tuvieron la oportunidad de oír los comentarios de Héctor Zambrano, secretario de salud de Bogotá; German Jaramillo, director de la Fundación Éxito; y Lenis Urquijo, Director General de Salud Pública del Ministerio de la Protección Social.

Los estudios resumidos en la Nota llaman la atención sobre un problema difícil y, con frecuencia, silencioso. Colombia padece la doble carga de la malnutrición: un porcentaje importante de su población está desnutrido y otro tanto tiene problemas de sobrepeso. Las investigaciones se centraron en niños, adolescentes y mujeres gestantes, y permitieron concluir que la malnutrición es una realidad en zonas urbanas y rurales, y que está presente en todos los quintiles de riqueza. Gran parte de las inequidades que existen en la materia están relacionadas con las características del hogar, la educación de la madre y la interacción con la comunidad, lo que tiene implicaciones clara en términos de diseño de política pública.

Las recomendaciones, entonces, apuntan a priorizar la prevención, promover hábitos saludables y universalizar la cobertura de saneamiento básico y agua potable. También es fundamental implementar programas nutricionales para adolescentes y continuar con un cuidadoso monitoreo que permita evitar que la situación se agrave.

Los comentaristas estuvieron de acuerdo con el diagnóstico adelantado y realizaron algunas precisiones adicionales. Zambrano comentó varias de las acciones de la Alcaldía para hacer frente a la malnutrición y recordó la importancia de los esfuerzos multisectoriales en la materia. Jaramillo, por su parte, fue enfático al afirmar que, desafortunadamente, el hambre está ‘invisibilizada’ en el país y que es urgente atenderla, entre otras, porque una sociedad hambrienta nunca podrá ser competitiva. Urquijo precisó que la desnutrición se ataca, de manera más efectiva, durante los primeros meses de vida y que, como consecuencia, la promoción de la lactancia materna es una prioridad. Éste fue un punto en el que coincidieron los tres comentaristas, quienes también estuvieron de acuerdo en la necesidad de crear espacios que permitan las prácticas de vida saludable, como por ejemplo, la actividad física.

Al finalizar la tertulia, varios de los asistentes intervinieron para comentar la preocupante desarticulación entre las entidades y políticas públicas que se ocupan de solucionar este problema. Es claro que son muchos los frentes que se deben atender y es claro también que el trabajo debe ser conjunto y orientado hacia metas claras. Estudios como los de las profesoras García y Sarmiento son necesarios para empezar a identificarlas.

Volver