Las relaciones internacionales en el marco del posconflicto

relacionesinterAmérica tiene un reto por establecer instituciones multilaterales con la crisis venezolana

El 3 de mayo de 2017, se llevó a cabo el conversatorio "Política exterior en el posconflicto: desafíos internacionales y fronterizos", en el que participaron Michael Penfold, profesor asociado del IESA (Venezuela); Tom Long, profesor asistente de la Universidad de Reading (Inglaterra); Sebastián Bitar, profesor asociado de la Escuela de Gobierno de la Universidad de los Andes; y Martha Ardila, profesora de la Universidad Externado de Colombia.

Penfold abrió el conversatorio hablando sobre la difícil situación política, económica y social por la que pasa Venezuela en este momento. Hasta la fecha, el país ha perdido un tercio de Producto Interno Bruto (PIB), además de no tener árbitros ni instituciones que ayuden a salir del problema político, ni la crisis social que se vive, pues no tienen medicamentos ni alimentos. Se estima que en este momento el 82 % de la población venezolana vive en pobreza, mientras el 38 % vive en pobreza extrema.

El chavismo no quiere hacer elecciones porque sabe que perdería el poder, debido a eso propuso una asamblea constituyente, que frena el calendario electoral. Penfold cree que en el largo plazo, la negociación es la mejor opción para Venezuela. Hoy en día hay completa incertidumbre sobre lo que pasará en el país vecino. El profesor enfatizó en la importancia del apoyo internacional, porque "Venezuela no es capaz de salir sola de la crisis".

Ardila resaltó que la de Venezuela es una de las fronteras más extensas del continente, por eso mismo debe ser una prioridad para el Gobierno colombiano, pero no debe ser descuidado por el resto de América: "La crisis venezolana afecta a toda la región, por eso tenemos que buscar una política de acogida más global", dijo. También explicó que es importante crear políticas públicas migratorias en Colombia, que no conduzcan a la xenofobia y que tengan en cuenta las regiones que reciben los migrantes.

Sobre la política exterior en el posconflicto, la profesora sugiere que sea más diversificada, que no se mire solo a Estados Unidos como un aliado, habló de países como Corea y Japón, y China. También mencionó la importancia de que esta política sea más democrática y la carrera diplomática, menos clientelista.

Tom Long, por su parte, resaltó el papel de Brasil en el marco del posconflicto, pues es uno de los países más poderosos de la región con el que Colombia también comparte una frontera amplia. Por otro lado, mencionó que el presidente Trump no prestará mucha atención a nuestro país, aunque señaló que sigue siendo importante para muchos sectores del Gobierno norteamericano.

Bitar se enfocó en la relación Colombia-Venezuela, basado en su trabajo de campo en la frontera, en la que existen muchos problemas de seguridad organizada: aún existe comercio ilegal de gasolina, así como de carne de res, medicinas y alimentos. Por otro lado, habló de la relación cercana que existe entre el ELN y el Gobierno del país vecino.

Todos los panelistas coincidieron en que es importante fortalecer las instituciones multilaterales y estrechar las relaciones del continente.

 

volver